Emociones y hábitos para los peques de la casa

Con cuentos e historias divertidas podremos enseñar a los chiquillos de la casa sobre lo que sentimos y cómo lo vivimos, además de pasar ratos de risas y aprendizajes en familia. Estos libros resultan grandes guías para enseñar y aprender con los niños y niñas sobre emociones, hábitos y el trabajo en equipo. Ideal para padres y madres que están educando y acompañando a sus hijos en el intrincado universo de las emociones y cómo gestionarlas.

Odoo • Imagen y texto

El gran libro de los hábitos - María Menendez-Ponte

Lograr que las y los niños tengan buenos hábitos y rutinas en todo un reto, pero aprender mientras se divierten hace más fácil la labor. Por ello, este libro resulta una gran ventaja para padres y madres que se adentran en el maravilloso arte de la crianza, mediante de 30 divertidos cuentos podemos explicar a los niños y niñas sobre múltiples hábitos saludables como la buena alimentación, autoestima, el trabajo en equipo, entre otros.
El libro es excelente para acompañar emocionalmente a nuestros hijos, divertirnos y crecer con ellas y ellos con muchos cuentos y risas.
Odoo • Imagen y texto

El gran libro de las emociones

María Menendez-Ponte

¿Cómo explicamos el miedo, el hambre o la nostalgia a las y los niños? ¿Cómo enseñarles a reconocer la soledad, la desmotivación y otro tipo de emociones más complejas y abstractas?
Con este libro podemos enseñar estos y otros sentimientos para el desarrollo emocional de las y los chicos de la casa, pue facilita la explicación de las emociones y cómo gestionarlas a través del cuento, con hermosas ilustraciones que cautivaran a los “peques” y a más de un papá o mamá. Tiene la ventaja de ser muy claro, ya que posee diversas fichas y herramientas que explican la emoción, el por qué la sentimos y qué podemos hacer con ella.
Sin duda, la hora del cuento se convertirá en un tiempo de disfrute en familia, donde todos aprenderán y crecerán cada día más.
Odoo • Imagen y texto

Pablo, el pez perezoso - Tülin Kozikoglu

Pablo no quiere hacer nada, se la pasa todo el día en la pecera descansando mientras sus amigos trabajan arduamente en la casa. Pero el pez aprenderá que al dejar de lado la pereza todo se vuelve más divertido.
Al final se lleva una gran sorpresa que lo hace feliz.
Un cuento ilustrado para aprender sobre el valor de la amistad y el trabajo en equipo.